[+pagetitle]]

Noticias

El libro sobre "El pintor Casimiro Sainz 1853-1898" se presenta hoy a las 19 horas en CASYC

Los autores han sido Teodoro Pastor Martínez y Diego Bedia Casanueva

Ver detalles


[+pagetitle]]

Noticias

Cerrado por reformas

El museo estará cerrado al público hasta 2018.

Ver detalles


[+pagetitle]]

Noticias

Regresa Vista de Sena de Celso Lagar del MAS procedente de una antológica en Ciudad Rodrigo

El excepcional óleo estuvo presente en la exposición que se realizó recientemente en el Palacio de los Águila

Ver detalles


[+pagetitle]]

Noticias

EL MAS celebra hoy su cumpleaños

El museo es un servicio al público y a la sociedad

Ver detalles


[+pagetitle]]

Noticias

El MAS amplia sus fondos bibliográficos con unos 400 libros y catálogos especializados, donados por la Fundación Marcelino Botín

La colección bibliográfica del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo cuenta con cerca de 25.000 volúmenes

Ver detalles


[+pagetitle]]

Noticias

El MAS incorpora en propiedad once obras de Amaya González

La artista gallega expuso en el museo santanderino la muestra No hay nada tan importante

Ver detalles


[+pagetitle]]

Noticias

Wendy Navarro explicó ayer a los participantes obras muy significativas de Travesía Incluso

La crítica de arte, comisaria independiente, y colaboradora del MAS realizó ayer una visita guiada especial al museo santanderino

Ver detalles


Noticias 2009


"Phoda", performance de Marta Bernardes

30/12/2009

Una performance de la creadora portuguesa Marta Bernardes puso fin al proyecto de El Puente de la Visión 2009.

Leer más Leer más

Marta Bernardes

“Sentada en una silla, desenredo el mundo”

 

 

*

No es adecuado hablar de arte de mujeres, de arte femenino, sobre todo es a las propias artistas a quienes molestan especialmente estos términos. Posicionarse en los territorios creativos  y construir un discurso sólido es demasiado complicado, requiere demasiado esfuerzo como para reducirlo a una palabra.

Alguien se sienta en una silla, entre sus manos se envuelve una infinitud de hilo, frente a ella, otra persona va poco a poco desenredando la madeja, dando forma a una bola de lana que crece al mismo ritmo que mengua la carga a quien  sustenta el embrollo, al mismo tiempo la acción libera su movilidad, le permite recuperar un espacio. Mirando la escena, en términos de memoria, podemos ver un carácter de género, sin embargo lo importante es la recuperación de un recuerdo, recuperar imágenes que han conformado nuestro imaginario y nuestra realidad sobre la que construimos nuestro entorno, y sobre la que nos sustentamos como personas.

Son pequeños gestos, mínimos detalles los que a menudo forman los cimientos del relato que podemos ofrecer, en ellos se encuentra el compromiso y la crítica necesaria a la hora de poner en pie nuestra aportación, la diferencia pues está en la carga cultural a la que nos vemos sometidos, no es tanto una cuestión de género como de miradas.

**

En el interior de unos zapatos un lugar y un rostro, en la imaginación el camino necesario para llegar hasta él. Indudablemente cada cual establece estrategias diferentes en sus relaciones afectivas y sociales, cada uno pone los acentos en aquello que considera fundamental. El trabajo, la conversación, el sexo, la entrega, el refugio, todos establecemos una escala de valores, todas distintas, pues todos lo somos, independientemente de dónde nos desenvolvemos. Más tarde encontramos las afinidades, eso nos hace sentir afortunados, aunque para ello recurramos a la necesidad de añadir caras al dado, la suerte también se busca.

 

 

 

***

He escrito un pequeño cuento sobre un dibujo de Marta Bernardes, supongo que tiene algo de imaginario colectivo. Todos conservamos sensaciones íntimas, de alguna manera hemos sentido el olor afrutado en nuestra piel, desde el olfato nos hemos descubierto a nosotros mismos, y nos hemos mostrado a los demás.

 

“Había un chico al que le gustaba.

Me enviaba palabras de naranja.

Cuando nuestras miradas se cruzaban,

mi cuerpo adquiría un sabor cítrico”.

 

****

Con frecuencia es formulada la pregunta sobre el papel del artista, más concretamente sobre la función del arte, para qué sirve, si debe de tener adjudicada alguna función o simplemente se justifica en sí mismo. Desde mi punto de vista, el arte se encuentra obligado a generar una memoria colectiva de su tiempo, es su deber  levantar acta de lo acontecido. Desde su mirada privilegiada de la sociedad tiene el compromiso adquirido de redactar una crítica del momento, su imaginario es la crónica política sobre la que avanzar socialmente, poniendo al descubierto las heridas. No puede el artista contemplar la realidad sin participar de ella, desde el acomodo estético, desde el nihilismo y la autocomplacencia. No se trata tanto de buscar respuestas, que también, sino de establecer interrogantes, y es en esta labor donde no tiene cabida la diferenciación ni el intento de crear compartimentos. No es tanto un proceso de género como un proceso social.

 

*****

Desde el techo resuena un claqueteo. Escucho sus pasos amortiguados por las alfombras, siempre se mueve suavemente, como una danza calmada. Si se descalza, sus pies acarician el suelo, desprendiendo notas armoniosas por el piso, interrumpidas por los momentos inmóviles y las lanas mullidas. Me hace compañía, me ayuda a no sentirme solo. Cuando no está, paso los días imaginando largos viajes llenos de aventuras. Los golpes de la silla marcan las horas, sé cuando come, cuando descansa, cuando mira por la ventana, cuando lee, cuando ríe. Bien pensado, esos pequeños chasquidos dan entrada a los diferentes movimientos de una coreografía cotidiana, me gusta construir en mis pensamientos la imagen de su figura. Me siento en silencio y me limito a escuchar sus idas y venidas.

 

******

Todos tenemos en la memoria las galerías de retratos de personajes, de antepasados más o menos cercanos, bien reales bien de un carácter más literario. Somos lo que somos por ser ellos lo que fueron, lo que nos contaron y aquello de lo que fuimos testigos, sobre ello avanzamos e intentamos que algunos pasajes no vuelvan a suceder. Destapamos los fantasmas para liberarnos de ellos, destapamos a la luz los secretos para poder continuar.

 

*******

 

La casa como refugio de nuestra vida, nuestros deseos, nuestros recuerdos.

La casa es un imaginario íntimo donde guardamos las cosas que valoramos.

La casa es el espacio donde nos sentimos seguros, a salvo de los demás.

La casa como pilar sólido desde donde construirnos.

La casa como punto de partida.

La casa como lugar de llegada, punto final.

La casa desplegada tiene siete caras.

La casa amortigua los golpes.

La casa nos pone a resguardo de las inclemencias.

La casa nos defiende de los enemigos.

La casa nos acaricia en los afectos.

La casa nos aleja de los odios.

********

 

 

 

Javier Ávila


Encuentro coleccionistas y galeristas de Artesantander

Encuentro coleccionistas y galeristas de Artesantander

12/08/2009

El MAS acogió un encuentro muy especial con los coleccionistas y galeristas que participaron en la edición del año 2009 de la Feria Artesantander.

Los asistentes disfrutaron de una visita guiada a la Colección Permante y a las exposiciones temporales que en ese momento se mostraban en el MAS. Una comida en los jardines del Museo puso el colofón a una visita entrañable.


"Sí quiero". Clausura del Centenario del MAS

06/02/2009

El MAS clausura la Celebración del Centenario con "Sí quiero", una representación teatral de Marta López Mazorra. El evento está organizado conjuntamente por el Ayuntamiento de Santander y la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte.

Leer más Leer más

La actriz Marta López Mazorra, llevará a cabo un evento de cierre del Centenario del Museo por medio de una performance o actuación teatral en directo (que incluirá la lectura de diversos textos). Marta López Mazorra es una joven actriz santanderina con un extenso curriculum profesional. Formada en la Escuela de Arte Dramático de Santander, y con estudios también de danza, canto y solfeo, López Mazorra ha ampliado estudios en diversos talleres dirigidos, por ejemplo, por Juan Mª Gual, John Strasberg, Soledad Garre, Tamzin Townsend, Marta Carrasco, etc… En teatro ha desempeñado papeles en obras de Lorca, Moliére, Shakeseare..., dentro del teatro clásico. También ha trabajado con compañías tan prestigiosas como Comediants o Els Joglars, y bajo la dirección de Albert Boadella, Lluís Elías, etc… Como actriz teatral ha realizado giras por Japón y Alemania con diversas compañías y espectáculos. En cine y televisión también ha tenido un creciente número de experiencias, destacando la participación en diversos cortometrajes y la intervención en la exitosa serie televisiva El Comisario.

 

Como recordatorio, Sí quiero es la obra de Jorge Fernádez Bolado que el fotógrafo santanderino llevó a cabo en los jardines de la pinacoteca, obra dotada de parámetros estéticos con elementos que habitualmente pasan desapercibidos, fijando la mirada en fragmentos y detalles que en su mirada adquieren valores próximos a la abstracción, valores de original y muy personal narratividad. Formado en la escuela EMAV de Barcelona a principios de los setenta, Jorge Fernández Bolado (Santander, 1950) desarrolla su actividad profesional en el campo de la fotografía desde el año 1979. Su andadura expositiva se inicia en el Museo de Bellas Artes de Santander en 1983, donde exhibe su trabajo de nuevo cuatro años después. Posteriormente, expone Retratos y Bar en la Galería Siboney (1988 y 1990), Equivalencias junto a Luis Otí en el Palacete del Embarcadero (1991), Fotografías 1994-2002 en la Sala Robayera de Miengo (2004) o Jardines sin dueño en la Galería Trazo Tres de Santander (2005). Ha participado asimismo en numerosas exposiciones colectivas en diferentes espacios culturales de Santander y Cantabria, Madrid y La Rioja. Fue uno de los autores representados en la muestra comisariada por Fernando Zamanillo bajo el título Memoria de un fin de siglo. Miradas Simultáneas en la desaparecida Sala Luz Norte de Santander, y también estuvo presente en Radiografías urbanas en la Galería Trazos Tres de Santander, exposición que fue uno de los precedentes del actual Festival de Fotografía y Vídeo Foconorte. Las fotografías de Jorge Fernández Bolado son parte hoy de significativas colecciones privadas e institucionales de Cantabria, como la del Museo de Bellas Artes de Santander, la Colección Caja Cantabria, la Autoridad Portuaria de Santander o la Colección Robayera del Ayuntamiento de Miengo. En concreto, la obra citada pertenece a la acción que Jorge Fernández realizó el Día Internacional de los Museos hace tres años, intervención que el artista llevó a cabo contando con la colaboración de personas afines a la pinacoteca y realizada en los propios jardines del Museo de Bellas Artes de Santander