Exposición

TERRA / Aqua

MAS / Fund. Caja Cantabria

06.03.2020 - 08.01.2021

c/ Tantín, 25. Santander


Exposición

Silencio | Mirada

MAS / Fund. Caja Cantabria  

02.10.2020 - 15.01.2021

c/ Tantín, 25. Santander


Vista general de

Evento/OH |Obras hermanas

"La anarquista" y "Comida en familia"

12.11.2020 - 31.12.2020

Actividad online (FICHAS Y AUDIOS)


Planta 3
Planta 2
Planta 1
Planta 0

Museo Municipal de Bellas Artes de Santander (1978-1989)


Museo Municipal de Bellas Artes de Santander

En 1978 se jubila José Simón Cabarga, persona crucial en el destino de la institución durante el tercer cuarto del siglo XX: como ya se ha indicado, con él, en los años cuarenta, la institución pasó de ser un museo generalista a ser un museo especializado de arte de tipo local y regional. En ese año se incorpora a la institución Fernando Zamanillo Peral para dirigir el museo, labor que llevará a cabo hasta 1983. En esos momentos el Museo se encontraba en pleno proceso de ampliación y reformas, siendo alcalde de Santander Juan Hormaechea Cazón.

 

El período de Zamanillo Peral fue no sólamente muy importante si no clave para la historia de la institución por cuanto son años fundamentales de transición: la institución comienza a evolucionar técnica y profesionalmente de su mano, punto de partida de la modernización y actualización del museo, si bien, no tiene mucho tiempo para ello. En primera instancia, trata de poner orden a la colección, teniendo lugar el primer control profesional de un registro o inventario. Consecuencia de ello es la edición de referencia de 1981 y una nueva reorganización de la colección en tres de las cuatro plantas (no existían ámbitos que con el tiempo se han ido incorporando). La actual planta 1 se reservó para el arte contemporáneo esencialmente de artistas cántabros, con la exposición de obras que en esos años se incorporaban a través de las exposiciones temporales que organizó Zamanillo, con obras de Isabel Garay, Joaquín Martínez Cano, Juan Uslé, Victoria Civera, etc. La planta 2 -difícil por su baja altura estructural: recordemos que el edificio había sido concebido para ser la Biblioteca Municipal- la reservó para los paisajistas cántabros: Agustín de Riancho, Manuel Salces, Casimiro Sainz, etc. La planta 3, protagonizada por el retrato de Fernando VII de Francisco de Goya, estaba resuelta con una selección heterogénea de pinturas y un puñado de esculturas, algunas obras clásicas, así como pinturas de Alvear, Quintanilla, Rosales, Iturrino, Blanchard, etc. Tanto el propio testimonio de Zamanillo Peral, como la documerntación o las escasas fotografías que se conservan, nos hacen ver cómo, con su trabajo y decisiones, la colección del museo ya adquiere otra imagen y visibilidad.

 

La planta 0 la reservó para exposiciones temporales, años de muestras de artistas cántabros sobre todo de jóvenes o de otros ya más consolidados pertenecientes a generaciones de posguerra, así como otros proyectos de diversa lectura (véase exposiciones de los años 1978-1983). Zamanillo inicia así, en muy poco tiempo, el comienzo de una necesaria evolución de la institución, hasta su dimisión, motu  proprio, dejando inconcluso un proyecto que tenía vida y coherencia, actitud y aptitud.

 

En 1984, el Ayuntamiento de Santander convoca un concurso-oposición para dirigir el museo, plaza que queda desierta. Entre 1983 y el inicio de 1990, el MBAS estuvo gestionado por distintas personas. Primero por Carmen Carrión Bolívar, siendo concejala-delegada del museo entre 1983 y 1986, elegida en las elecciones de 1983, y luego contratada en la segunda mitad de esa década. En este período el museo contó en 1985 -un único año- con Concepción García de la Torre como conservadora contratada. En la época de Carrión se inventarió la colección completa de numismática y medallística y posteriormente se expuso una selección de la misma (planta 3). La segunda mitad de la década de los ochenta fue un tanto convulsa para el MAS. Carrión llevó los destinos de la institución como contratada. Antes lo hizo el pintor Gonzalo Román ayudado por Juan Suengas. Finalmente por Jesús Goya, como asesor de la alcaldía. No fueron años fáciles para la institución. La exposición de la colección presentaba un aspecto un tanto desordenado y confuso, conservando la estructura general dada por Zamanillo; es de destacar la sala monográfica dedicada a Pancho Cossío (planta 2, fondo), y la dedicada a María Blanchard y Antonio Quirós (planta 1, fondo, lo que hoy es el EspacioMeBAS).